Celebrando el cumpleaños de María

Celebrating Mary’s Birthday

Uno de los primeros artículos de nuestra regla de vida en agarrar mi corazón fue el número 29, la directiva para celebrar las principales fiestas marianas como ocasiones familiares.  ¿Qué celebración familiar más adecuada que el cumpleaños de una madre?  Lo anticipamos, planificamos, invitamos a otros, tenemos una gran comida y más tarde podemos recordarlo cálidamente.  Anticipando el cumpleaños de nuestra Santa Madre, me gusta prever el misal y la liturgia de las horas, saboreando algunas de las lecturas, antífonas, respuestas e intercesiones en el tiempo libre y con la atención no siempre posible durante la oración comunitaria real.  Así como los preparativos para cualquier celebración familiar mejoran el disfrute del evento real, estas meditaciones profundizan la alegría y el fervor de nuestra participación litúrgica en su día.
• “El que el mundo no pudo contener fue refugiado en su vientre”
• “Porque de ella nace el sol de justicia Cristo nuestro Dios”
• “Verdaderamente eres la mujer más favorecida; donde Eva trajo una maldición, tú trajiste una bendición”.

Los regalos que Eva había perdido, Dios los restaura en María.  Te ofrezco dos imágenes visualizadas fácilmente en tu computadora, la “Expulsión de Adán y Eva” de Masaccio y la “Creación de Adán” de Miguel Ángel.  Ante la víspera de Masaccio está toda la agonía de la realización, la pérdida y la vergüenza.  En Miguel Ángel, vemos el poderoso índice de Dios llegando a animar a Adán, mientras que su todopoderoso brazo izquierdo abraza a una bella mujer y a su Hijo.  En la sabiduría amorosa de Su eterno ahora, María está presente.  Y así vamos a su banquete de cumpleaños cantando “Salve, Santa Madre”, como se ha hecho desde el siglo VIII.  Le traemos regalos de nuestro amor por su Hijo, nuestro amor y gratitud hacia ella, nuestra promesa como sus sirvientes.  Participamos en la comida sagrada, recibiendo con alegría, gracias a ella, el Sol de Justicia, Cristo nuestro Dios.
Desde 1245 nuestros frailes, y por lo tanto, nosotros mismos, hemos sido exhortados por San Agustín a ser “uno en mente y corazón en el camino a Dios”, y nuestra regla de vida nos recuerda a menudo vivir con la “inspiración permanente de María”.  “.  Estos dos mensajes contienen la esencia del camino de los sirvientes.  La siguiente intercesión se encuentra en el oficio de lecturas: “Haga de su Iglesia una sola mente y un solo corazón de amor, y ayude a todos aquellos que creen ser uno en oración con María, la madre de Jesús.

¡ALELUYA!  Dios te salve, santa madre !!!  Feliz cumpleaños !!!  ¡ALELUYA!
.  .  .  y no te olvides de la tarta y el helado.  .  .

Submitted by, Paulette Fogarty, OSSM, National Assistant Prioress, 2019

Translated by, Valentin Rosario, OSSM National Liaison, Latino Community